Blog

Jordi Vilamitjana: Ceballos en Girona

Jordi Vilamitjana
Me enteré ayer con mucho retraso y disgusto del fallecimiento del periodista Jordi Vilamitjana de la manera que muchas veces te enteras en estos tiempos de la fría cibernética: le envías a un contacto un email para informarle de algún evento, recibes una respuesta automática de error permanente en el envío, investigas en internet y te enteras de la fatídica noticia. Jordi Vilamitjana i Pujol, professor, escritor i periodista nos dejó el pasado mes de Mayo víctima de un cáncer a los 56 años. Escribía en el Diari de Girona una columna titulada «El nas de la bruixa» (La nariz de la bruja). Desde esta sección analizaba desde 1994 la actualidad ciudadana de Girona, su ciudad natal que tanto conocía y amaba, con un espíritu crítico pero constructivo, una mirada generosa y social y un estilo claro y directo.
 
Yo no le conocí personalmente, pero tuve el gran honor y la suerte de ser el protagonista de una de sus columnas que escribió con motivo de la exposición que realicé en la Galería Art 22 de Girona en Diciembre de 2007. Como he dicho no tuve el placer de conocerle en persona pero recuerdo que leí con deleite, curiosidad y placer sus reflexiones sobre mi pintura y la relación que supo vislumbrar entre mi obra y la ciudad de Girona. Primeramente me presento a los gerundenses como un pintor «con un enfoque nuevo» y por tanto como una novedad entre tantas tendencias clásicas y «maniqueas». Pero de una manera más profunda y con un espíritu más crítico analizó a los personajes que poblaban mis paisajes urbanos de Girona como «personas que expresan incomunicación y soledad», algo que él relaciona con una Girona, que sospecha, está perdiendo el alma en un mundo «artificial lleno de escaparates y modas». Sin lugar a dudas es una de las «criticas» sobre mi pintura que más me han impactado y ayudado a comprender mi propia obra. Una lección de profundidad y observación en unas breves líneas.
 
Descansa en paz Jordi, porque como tú mismo dices «en tus palabras has abocado parte de ti» y estas palabras, escritas, nunca se las lleva el viento.

 
Mejor os dejo con sus propias palabras y con el artículo original publicado en catalán.
 
 

Artículo publicado por Jordi Vilamitjana en el Diari de Girona
Diciembre de 2007

 
Girona

 

(Para los que no entendáis el catalán me he permitido hacer una traducción al castellano.)


«LA NARIZ DE LA BRUJA»

 
Ceballos en Girona
 
«Hay que recordar que un cuadro -antes que ser un caballo de batalla, una mujer desnuda o cualquier otra anécdota- es esencialmente una superficie de colores i formas colocados con un cierto orden»
(Maurice Denis, citado en www.gmarticeballosart.com)
 
Guillermo Martí Ceballos es un artista de Barcelona que expone estos primeros días de diciembre en la galería Art22 de la calle Anselm Clavé de Girona. Es hijo y alumno del pintor de Sant Pol de Mar de paisajes Oriol Martí Valls, que a su vez fue alumno predilecto del pintor Castellonés Joan Baptiste Porcar, reconocido paisajista rural de temas prosaicos (estaciones, carreteras, puertos, …)
 
FUE DESPUÉS ALUMNO en la Escuela Massana de Barcelona del artista sabadellense Ramón Noé (muerto a los 84 años. este verano pasado), gran dibujante i pintor de temas de circo, maestro indiscutible del pastel. Finalmente Martí Ceballos se formará en la escuela de los pintores Ramon Boter i Joaquim Santaló, alumnos del pintor Ramon Sanvisens i Marfull, paisajista y muralista, influenciado por el impresionismo, el cubismo, el fauvismo y el expresionismo.
 
Todo este excelente aprendizaje ha dejado un pósito interesante en la obra del artista. Es interesante, la pintura de Martí Ceballos: es urbana, es expresiva, está organizada en espacios, formas y figuras definidos por colores y trazos sensibles. Son composiciones armónicas, elegantes, serenas. Ceballos es un gran admirador de Picasso i de Matisse. Isabel Martínez, historiadora del arte y profesora, apunta en el catálogo que «El artista nos ofrece un enfoque nuevo, lleno de contemporaneidad i de sensaciones vividas.»
 
Este «enfoque nuevo» en una ciudad de tantos artistas i pintores con una tendencia general al maniqueísmo artístico y a las composiciones más clásicas, es una novedad remarcable. La visita de un expresionista es siempre interesante. En los cuadros de Girona, se nota que a Ceballos le gusta la ciudad. Posiblemente por la potencia de la piedra, por los colores del río, porque le recuerda a los pueblos del sur de Francia, porque tiene un aire de ciudad frontera… Pero en las figuras que salen de sus cuadros, desde Sant Agustí o el Pont de Pedra, se destaca la idea del anonimato, el hecho que las personas no son identificables y forman parte de una multitud. Estas figuras, además expresan incomunicación y constatan soledad en un mundo artificial de escaparates y de modas. Y esto en Girona – decirlo, pintarlo, quiero decir-, es novedad. Que Girona está cambiando a marchas forzadas, es una evidencia; que quizás se está perdiendo el alma, es, de momento, una sospecha. La visión del artista Ceballos es pura y su ordenación de los materiales no engaña: la ciudad de piedra colosal, pero la ciudad de los vivos está llena de soledades. Esta no es, ciertamente, la Girona viva, popular y entrañable de hace unos años ¿Quo vadis, hoy, Girona, sin rostros, sin gente, sin alma?
 
Jordi Vilamitjana
9 de Diciembre de 2007
«El nas de la briuxa»
Diari de Girona
 
Aquí os paso algunos escritos de su columna, especialmente conmovedor su último artículo de despedida «Adéu-siau» (Adiós a todos)
 
Algunos cuadros de la exposición de Girona que Jordi vio con una mirada profunda.
 
 

 

 

 

 
Girona

 

Girona

 

Girona

 

Girona

 

Girona

 

Girona

 

 
Girona

 

Girona

 

Girona

 

Girona

 

Girona

 

Girona

 

La Boquería (Barcelona)

 

La Boutique

 

La moda (Girona)

 

La Moda

 

Paseo al atardecer

 

Ramblas (Barcelona)

 

Sombrerería

 

Sombrerería

 

Tomo II (Barcelona)
 
Contrabajista

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *