Blog

Entrevista en ArtMoire

Os paso una entrevista que me han realizado en la página web ArtMoire, especializada en la promoción de artistas que han sido seleccionados según su trayectoria y estilo. Podéis acceder a la entrevista en inglés a través de este enlace.

La entrevista en español original.

Una cita sobre lo que sientes por el arte o lo que el arte evoca para ti.

“La pintura debería ser como la música que nadie se atreve a explicar, simplemente nos ha de agradar o emocionar”

¿Recuerdas la primera obra de arte que hiciste? ¿Qué era y qué edad tenías?

Eso es algo muy difícil ya que una «obra de arte» es un concepto muy superior y en aquella época, y aun ahora, me cuesta calificar una de mis obras como «obra de arte». Sin embargo siempre, desde que tengo uso de razón he dibujado. Recuerdo un hecho concreto de cuando tenía 14 años en el que gané un concurso de dibujo en el colegio. Realicé una copia de un cuadro de Goya que me impresionaba mucho, «Los fusilamientos del 2 de mayo». La dibujé con lápices de grafito, es decir, en blanco y negro. Recuerdo muchas horas de trabajo ya que sus dimensiones eran bastantes grandes para trabajar con una punta tan fina. Mi sorpresa fue ganar el primer premio. El profesor de matemáticas que organizó el concurso, que siempre me reprochaba mi ineptitud con los números, me alabó y cambió su percepción conmigo. No lo olvidaré.

¿Por qué decidiste convertirte en artista?

En mi caso esta no es una decisión que se toma de un día para otro. Uno siente esa necesidad, siente que es lo que más le atrae pero las dudas siempre acechan ¿Serviré para esto? ¿Podré ganarme la vida?¿Seré suficientemente bueno? Poco a poco vas desterrando tus miedos. La vida no es tan larga como parece y uno debe hacer con ella lo que más se acerque a su verdadera esencia. Tener un propósito. Ya sabéis aquel aforismo: nunca te arrepentirás de lo que has hecho sino de lo que no has hecho.

¿Qué has tenido que sacrificar por esta carrera?

Sin duda la seguridad económica de un sueldo fijo. Abandoné un trabajo estable de diseñador gráfico por la aventura de la pintura. El artista (no todos) suelen vivir en la incertidumbre y esa incertidumbre es quizás su sacrificio. Además, el artista, siempre está con un reto sobre sus hombros: superarse día a día en su trabajo y esto en cierta manera es una esclavitud. De hecho tu mente nunca deja de trabajar. Aunque cuando logras algo que te entusiasma la satisfacción es muy grande.

¿Qué pretende decir tu trabajo?

No soy pintor conceptual. Tiendo a pensar que no hacen falta grandes motivos épicos ni rebuscados misterios del subconsciente. La propia naturaleza, el mundo que nos rodea, puede proporcionarnos material suficiente si se consigue crear “este elemento nuevo” – como expresaba Paul Gauguin- o ese “encuentro de los dos tonos” que tanto emocionaba al gran Cézanne. En realidad poco importa la anécdota, la descripción, el motivo, la técnica, un cuadro es ante todo colores, líneas y formas que conmueven nuestras emociones y transmiten sensaciones a través de la belleza, del ritmo y de las armonías cromáticas.. Mi pretensión, la verdad del arte a mi entender, es simplemente la satisfacción y emoción que te produce su contemplación.

Los motivos de mis cuadros son los motivos que la naturaleza me ofrece, tanto paisajes (también urbanos) como figuras, si bien especialmente la figura y el rostro femenino adquieren especial relevancia en mi obra. Estos rostros femeninos están extraídos en ocasiones de modelos reales, pero muchos también son producto de la imaginación. Para mi no son retratos en el sentido convencional, sino que son superficies coloreadas rítmicamente que transmiten mediante tonalidades , formas y contornos el carácter humano y la personalidad de la retratada. Los fuertes colores que utilizo, en cualquiera de los motivos, ya sea paisaje, figura o abstracción tienen la finalidad de mostrar más expresivamente lo que quiero transmitir en la obra.

¿Cuáles son tus mayores influencias? ¿Estás inspirado por el trabajo de tus compañeros o de alguien en particular?

En mis primeros tiempos admiraba, y sigo admirando, a los clásicos: Velázquez, Goya, Rembrandt, Vermeer… Posteriormente descubrí los impresionistas, postimpresionistas y a los Nabis (Cézanne, Gauguin, Van Gogh, Émile Bernard, Sérusier ..) que abrieron camino al expresionismo alemán, al fauvismo francés y en general a las primeras vanguardias del siglo XX. Nombres como Matisse, Modigliani, August Macke, Ludwig Kirchner, Jawlensky, Van Dongen, Picasso son suficientes para inspirar a muchas generaciones de artistas como lo han hecho conmigo.

Cuéntanos sobre tu estilo particular y cómo llegaste a él. ¿Qué te diferencia de los miles de otros artistas?

Se llega a un estilo a partir de las influencias de los artistas que uno admira. Es evidente que se me podría etiquetar en el fauvismo y el expresionismo. Pienso que estas influencias son inevitables y necesarias para enriquecer el desarrollo y la creatividad del artista. Sólo cuando el legado de todos estos genios artistas se combina con la aportación de la individualidad personal es posible llegar a desarrollar la propia caligrafía. Yo no he inventado nada, al igual que el músico de blues, de Jazz, de rock no inventa estos estilos sino que los interpreta a su manera particular creando su propia música. Esa es la diferencia con otros artistas: tu propia unicidad.

¿Es la vida artística solitaria? ¿Qué haces para contrarrestarlo?

Creo que hay muchos tópicos sobre los artistas. El artista es una persona como cualquier otra, se relaciona y necesita relacionarse. Pero ciertamente su trabajo (en el caso de los artistas plásticos) suele hacerse en solitario y en este estado estás siempre buscando (o encontrando) la superación, el reto contigo mismo. Ese es quizás su aislamiento.

Aparte de hacer arte, ¿qué te gusta hacer?

Me encanta la música (el blues, el country, el flamenco y la música clásica), en general la raíz de estas músicas. Casi siempre pinto con música y creo que ésta influye sobre los colores y las formas. De hecho la pintura es música en colores. Leer también es un enriquecimiento que no he dejado  nunca de hacer. Realizar paseos contemplando el paisaje, siempre en armonía y fuente de inspiración, como sabe hacer la naturaleza de forma magistral. Obviamente las relaciones humanas y una buena conversación con gastronomía incluida, como a todos los mortales.

¿Cuál es tu filosofía en materia de arte?

El arte es para mi algo simple pero emocional. Ciertamente todo buen arte (la pintura, la escultura, el cine, la poesía,…) debe transportarnos a un estado de profundidad interior y conmover nuestras emociones, pero al mismo tiempo hallar un equilibrio entre la razón y la intuición, ya que una sin la otra nos lleva o bien al aburrimiento o bien al caos. También hay una frase de Paul Gauguin que resume en cierta manera mis principios: «El artista no debe copiar la naturaleza, sino tomar sus elementos y crear un elemento nuevo”

¿Qué significa para ti el éxito?

Hay dos clases de éxito: el material y el emocional. Si consigues ambos es sin duda lo ideal para un artista.
Si consigues el éxito material (el éxito del público y económico) pero a costa de prostituir tu trabajo más íntimo resulta un éxito muy superficial. Por el contrario si el éxito material no te llega pero eres coherente con tus principios artísticos y consigues realizar tus expectativas, entonces es un éxito mucho más auténtico como artista. Picasso lo expresaba con una frase: «Un pintor es un hombre que pinta lo que vende. Un artista, en cambio, es un hombre que vende lo que pinta”.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado y por quién?

Cuando estaba estudiando en la Escuela Massana mi maestro de dibujo, Ramón Noé, me dijo: “Usted Martí, tiene que seguir con esto del dibujo y la pintura, no lo deje nunca”. Y le hice caso. Pero podría enumerar muchas citas de pintores que admiro, que no me dieron el consejo directamente a mi, y que también me han ayudado mucho.

¿Qué consejo le darías a la próxima generación?

No sé si estoy capacitado para dar consejos, pero quizás les diría que estudien el pasado, que aprendan el oficio artístico al que se dediquen y que sean ellos mismos sin dejarse arrastrar por las modas ni por los que manejan los hilos del arte contemporáneo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *