Blog

Renoir entre mujeres

peintre

Pierre-Auguste Renoir (1841-1919)

museo

Vista de la exposición

Día de exposiciones, como he dicho en mi anterior post. La siguiente muestra, que vi por la tarde, “Renoir entre mujeres”, en la Fundación Mapfre (edificio Garriga Nogués) estaba bastante más concurrida de gente que  la anterior exposición  la cual cosa me satisface en el sentido que hay un interés en este tipo de eventos que pueden ayudar a fomentar el arte. La muestra me ha parecido también otro goce de sensaciones , aunque tengo que decir que Renoir no es precisamente uno de los artistas del impresionismo que más me atraen, prefiero Manet, Monet, Degas, Pisarro o Toulouse- Lautrec, por citar algunos. Sobre esta opinón muy personal puedo decir que me parece a veces  un tanto carrinclón, con esas mujeres sonrosadas de vello aterciopelado, con sus gatitos de mirada risueña, algo banales; para mi gusto muchos de sus cuadros  me resultan demasiado “vaporosos”. Sin embargo, más que su genialidad como creador,  admiro su gran oficio y su personal visión pictórica y lumínica; esa pincelada fragmentada a base de pequeñas líneas que se cruzan lo convierten en un inconfundible icono del impresionismo.  Sin duda, el mayor logro de este artista es ese amor que siente y  transmite del universo femenino, plagado de flores y atuendos, de quahaceres triviales; esa admiración por sus formas y ese afán de plasmar la textura de la piel femenina y la luz del sol que se filtra dulcemente a través de las hojas de los árboles; paisajes etéreos que se funden con sus féminas desnudas como si ambas, naturaleza y mujer, fuesen parte de la misma esencia. Confluyen en esta galería todo tipo de mujeres, cuando no son modelos, casi siempre de clase social alta ; mujeres sensuales, jóvenes todas ellas, dispuestas en su mayoría a seducir al espectador; elegantes parisienses y modelos exuberantes, madres con sus niños, muchachas inocentes, siempre en actitudes naturales, ya sea posando, jugando con sus hijos o tocando un instrumento; sabe transmitir a lo cotidiano una naturalidad celestial. En cuanto a sus retratos propiamente dichos se nota su gran oficio, en especial en los de primera época, menos vaporosos. 

A pesar de que parte de su obra me resulte a veces demasiado melosa, muchas otras telas son las de un incuestionable gran maaestro.  Especialmente me encantó “Una muchacha leyendo”, el “Retrato de Mme.  Darra” y “Camino en cuesta de hierba alta” (ver imagen más abajo). A destacar, su obra monumental, Ball au Moulin de la Galette, que sin lugar a dudas es su gran obra estelar: una multitud de gente alegre, desenfadada, sonriente y tal vez algo frívola, ríen y hablan en plena urbe de París; se oye el bullicio, se mueven las figuras, todas ellas se relacionan unas con otras ya sea en el baile, en la conversación o en gestos variados y espontáneos; espectacular el dominio de la pincelada que modela las figuras y transmite movimiento  mientras que la luz del sol ilumina los cuerpos a través de las hojas de los árboles ¡Bellísimos esos toques de luz magistralmente colocados!  Os paso una selección de algunas de las obras que he podido contemplar en la exposición.

renoir_tcm1069-229726

Renoir. Bal au moulin de la Galette, 1876. Musée d’Orsay, París.

1

Renoir. Gabrielle et Jean, 1895

512px-femme_nue_dans_un_pay

Renoir. Femme nue dans un paysage, 1883

renoir-desnudo-al-sol

Renoir. Desnudo en la luz del sol, 1876,

auguste_renoir_la_liseuse

Renoir. “Una muchacha leyendo”, 1874-76

expos_renoir_12

Renoir. Yvonne et Christine Lerolle au piano, 1897

madame-darras-as-an-horsewo

Renoir. Retrato de Mme. Darra

ren_herbes

Renoir. “Camino en cuesta de hierba alta”,. 1875

pierre-auguste_renoir_-_fem

Renoir. Desnudo de mujer en el sofá

Además de la obra pictórica de Renoir también podemos ver algunas de sus esculturas y otras obras de pintores de su tiempo como Vincent Van Gogh, Maurice Denis, Edgar Degas, Pierre Bonnard o Pablo Picasso… casi nada,  y también  varias obras excelentes de la época parisina de un pintor nuestro: Santiago Rusiñol. Sin duda una época estelar y privilegiada para el arte.

pierre-bonnardm209068

Pierre Bonnard. La Toilette rose, 1914

rusinol

Santiago Rusiñol (1861–1931) «Waiting for customers (Moulin de la Galette”, 1890

Sin duda otra exposicion que no hay que perderse y  también sin excusa para los que no tiene un duro: la entrada es totalmente gratuita. Por si fuera poco, el solo hecho de visitar este edificio modernista (Casa Garriga Nogués), en pleno centro de Barcelona, ya es un viaje al interior del arte  ¡No os durmáis que esta exposición finaliza el 8 de enero!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Pin on Pinterest

1 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *