Blog

El gouache o témpera

Mujer de ojos verdes, 2013
Gouache sobre papel , 20×20 cm

Para empezar me gustaría aclarar que gouache o témpera significan lo mismo, solo que la primera es una palabra francesa y la segunda es el término que se utiliza en el idioma castellano.

El gouache (yo prefiero llamarlo así) es una pintura que deriva de la acuarela, podríamos decir que es una acuarela opaca que contiene una adición extra de aglutinantes, es decir pigmentos inertes en una proporción mayor, lo que le dan esa consistencia más cremosa. Se diluye con muy poca agua, yo simplemente mojo el pincel ligeramente en una proporción que permita una aplicación cremosa y cubriente sobre la superficie.
 
Se puede utilizar el gouache a base de aplicar capas de color lisas e impecables pero normalmente se emplea para producir un efecto de pinceladas libres y espontáneas, todo dependerá del estilo y la destreza del pintor. Un gouache bien pintado no debe tener gruesos empastes ya que podría agrietarse. A diferencia de la acuarela, que colorea el papel, el gouache forma una película cubriente sobre la superficie empleada, si bien dependerá de la finalidad que persiga el artista ya que también permite, si se la diluye con más cantidad de agua, conseguir un efecto de aguada pero nunca se conseguirá el mismo brillo y calidad que una aguada realizada con acuarela.
 
La ventajas del gouache son muchas. Seca en pocos minutos lo cual la hace muy práctica de usar. Se pueden aplicar diferentes colores unos sobre otros con gran rapidez y además puede aplicarse en cualquier soporte: papel, cartón y madera son los más usados pero incluso el lienzo permite su aplicación. Yo uso casi siempre papel de un gramaje de 350 g (como una cartulina, tipo Basik), pero puede emplearse sobre papeles más delgados. Normalmente se emplean papeles más lisos, no tan texturados como los de la acuarela. El gouache también resulta muy versátil a la hora de aplicarlo sobre formatos pequeños, medianos y grandes ya que todo dependerá de los tamaños de los pinceles que se usen (huelga decir que la obra pequeña requerirá pinceles más pequeños que la obra de gran formato). Los pinceles más utilizados normalmente para el gouache son los de pelo de Marta pero existen en el mercado unos sintéticos que resultan mucho más económicos y funcionan muy bien. Existen varios, yo personalmente utilizo 3 tipos: Redondos en forma de punta, para líneas finas y detalles; Planos, para superficies más grandes y cuadradas de contornos rectos; de Lengua de gato, su forma ovalada nos permite contornos más difuminados y aplicar matices y sombras más transparentes a modo de “raspado”, pero también se pueden utilizar, si son más pequeños, para los contornos más gestuales y directos. Yo personalmente utilizo también para el gouache los pinceles de cerda, más usados para el óleo o el acrílico. Estos pinceles de pelo más grueso me permiten realizar esos “raspados” con el pincel más seco creando tramados y matices muy eficaces para las sombras y los valores tonales. Pero la práctica y el estilo que elijáis os enseñará qué tipo de pincel se adapta más a vuestras necesidades.
 
pincel marta

Pinceles de Marta (Plano, lengua de gato, Plano más largo, redondo en punta).

pincel cerda redondo rancho zoom papeleria la comuna

Pinceles de Cerda (redondos y más gruesos) También existen con las formas plano, redondo y lengua de gato.

 
 
Siguiendo con sus ventajas diremos que el gouache es una pintura que posee una rica e intensa tonalidad por lo que es ideal para fuertes cromatismos y debido a su rápido secado se puede utilizar de manera muy espontánea produciendo un efecto alla prima.


Paseo al atardecer ( 2010)
Gouache sobre papel, 30×30 cm

Recomiendo usar colores de buena calidad, de pigmentos puros que no decoloren con el tiempo. Yo utilizo gouache de la marca Talens que siempre me ha dado excelentes resultados. No hace falta gastar dinero extra en comprar muchos colores innecesarios que se venden en el mercado. Bastan los tres colores primarios (el magenta, el amarillo limón y el azul cyan) además del blanco y el negro. Mezclando estos colores es suficiente para realizar infinidad de tonalidades, pero si queréis enriquecer la paleta con colores puros que resultarían imposibles de realizar con la mezcla de los primarios, os recomiendo además el bermellón, el verde esmeralda, el azul ultramar, el amarillo medio y el violeta. Con esos diez colores y algo de práctica os aseguro que podréis hacer cualquier tonalidad que queráis.

En cuanto a las modelos o los motivos de mis cuadros, ya sean paisajes o figuras, por lo general surgen de dibujos que realizo en un pequeño cuaderno de apuntes, que bien pueden ser realizados del natural, de alguna fotografía o simplemente salidos de la imaginación. Creo que la pintura expresionista y fauvista que yo suelo hacer, aun siendo figurativa, deja alas a la creatividad para interpretar los motivos que la naturaleza nos ofrece con toda libertad e inventiva. Como decía Paul Gauguin: “El artista no debe copiar la naturaleza, sino tomar sus elementos y crear un nuevo”. Otro gran artista, Henri Matisse proclamaba la necesidad de un modelo como punto de partida para poder “abandonarlo”. En ambos casos, sus palabras nos animan a partir de la naturaleza misma para realizar nuestra propia interpretación de lo que vemos.

El procedimiento que sigo suele ser siempre el mismo. Primero esbozo unas cuantas líneas del motivo, solo líneas de composición, los espacios generales sin apenas detalles, después con el color voy dibujando y construyendo. Muchas veces realizo, previamente al dibujo, una aguada sobre el papel blanco con alguna tonalidad para darle un mayor matiz a la obra final, ya que así los espacios del papel que no se hayan pintado siempre resultarán más ricos. En el ejemplo que os muestro a continuación he partido de un pequeño esbozo (fig 1) realizado en mi bloc de notas. Partiendo de este dibujo realizo ya el dibujo previo del cuadro en el papel definitivo (fig 2). Un pequeño gouache de 20 x20 cm.

 

fig 1 Esbozo a bolígrafo) fig 2 Dibujo previo del gouache

Después paso a colorear las partes principales del papel, sin detenerme en detalles, “paseándome” intuitivamente por la superficie para así realizar un colorido armónico genérico. Este color general me servirá como base, una vez seco, para aplicar las diferentes capas, de manera que en algunas partes existan esas transparencias que dan esa riqueza de matices que hace que la obra resulte más atmosférica.

Los tres estados previos

A continuación paso a reforzar el dibujo con lineas irregulares, armonizo colores y realizo algunos detalles, pocos ya que prefiero sugerir de manera expresiva a través del color y de la línea contundente. A veces con la pintura sin apenas diluir con agua, a veces más diluida. Trabajo con rapidez, sin pararme a pensar en la perfección, guiado por la intuición y el razonamiento a partes iguales. Creo que el arte no debe ser absolutamente perfecto ni cerebral en exceso ya que entonces le faltaría a la obra esa expresividad que viene del interior y que no es producto del intelecto y de la razón sino del alma única que cada uno de nosotros llevamos dentro.

 

 

Obra acabada
Rubia de ojos azules, 2013
Gouache sobre papel, 20×20 cm.
Por supuesto no existe ninguna receta para pintar al gouache ni tampoco con ninguna otra técnica. Solo os he dado algunas pautas que yo sigo y que me han dado muy buenos resultados. Cada artista ha de tener su propia receta que va adquiriendo y variando a lo largo de los años ya que una de las grandes virtudes del arte y de la creación artística es que sus posibilidades son infinitas y el artista siempre, y durante toda su vida, es un alumno que aprende cada día pacientemente. “La práctica hace al maestro”, no cabe duda.
 
Aquí os dejo un video del proceso seguido para pintar uno de mis gouaches.
 

Os paso a continuación algunas de mis obras realizadas en los últimos años con la técnica del gouache. En mis páginas web podéis ver muchas más obras.

 

 

jazz-06

“Jazz” , 2006 Gouache sobre papel, 21×30 cm

“Andrea con Sonia” , 2006 Gouache sobre papel, 50x70cm

“Barcas en Cadaqués” , 2007
Gouache sobre papel, 12x12cm
sombrereria-25x69-GS-cartón-07
“Sombrerería” , 2007
Gouache sobre papel, 25×69 cm
“La siesta de andrea” , 2007
Gouache sobre papel, 50x40cm
“Chica en la butaca roja” , 2007
Gouache sobre papel, 50x70cm
“Desnudo con fondo rojo” , 2007
Gouache sobre papel, 65x50cm
“Paisaje de Holanda” , 2008
Gouache sobre papel, 30×30 cm
“Costa Brava (Fornells)” , 2008
Gouache sobre papel, 15x15cm
“Bodegón con manzanas” , 2010
Gouache sobre papel, 30×30 cm
“Mujer flamenca” , 2009
Gouache sobre papel, 21×30 cm
“Mujer en la mesa” , 2010
Gouache sobre papel, 20×20 cm
“Desnudo en la playa” , 2011
Gouache sobre papel, 21×30 cm
“Pelirroja tomando café” , 2011
Gouache sobre papel, 20×20 cm
“Fumando ante la ventana” , 2013
Gouache sobre papel, 20×20 cm
“Rostro a contraluz” , 2013
Gouache sobre papel, 20×20 cm

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Pin on Pinterest

9 Comments

  1. Anónimo

    Me estaba entristeciendo ver gente que dibuja manzanas o jarrones de flores, y con ello tratan de enseñarte técnicas. Por fin alguien que hace algo bueno y encima explicándolo! Me e-n-c-a-n-t-a!!!

  2. Feli

    Me ha encantado tu entrada, yo también soy fauve de corazón y estoy de acuerdo, lo que no emociona ya puedes añadirle un tratado filosófico, a mí no vale tampoco.
    Gracias por tu estupendo blog y me pongo con el gouache ya mismo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *