Blog

Estética, arquitectura y medio ambiente

 
«No vivas según tus propias reglas, sino en armonía con la naturaleza».
(Epicteto, 50 d.C 135 d.C.).
 
 
Hoy voy a escaparme del tema específico del arte en la pintura para incidir en un tema que sin embargo tiene cierta relación con ella ya que se trata de la estética, mejor dicho de la falta de estética y buen gusto en la arquitectura que nos rodea. También de pasada me gustaría reiterar en esta falta de sensibilidad con el medio ambiente que en los últimos decenios estamos padeciendo.
 
 
Me voy a referir en concreto al lugar donde vivo y trabajo, Sant Pol de Mar, un encantador pueblo de la costa catalana a 45 km al norte de Barcelona. Si bien, esta población , aun conserva afortunadamente ese encanto de pueblo y parte de la belleza originaria (como podéis apreciar en las fotos de arriba) no se ha librado de interesadas especulaciones y graves impactos visuales. Este pequeño rincón de aproximadamente 5000 habitantes, es otro ejemplo claro de la falta de sensibilidad con la estética de su arquitectura y la especulación inmobiliaria que sufren y han sufrido también incontables pueblos de toda nuestra geografía.
 
Os muestro a continuación algunos ejemplos del impacto visual producido y que ha desvirtuado y «tocado» muy negativamente la imagen originaria de Sant Pol y su belleza panorámica.

 

Sin embargo esto ya no tiene remedio. Cosas como estás no deberian haber ocurrido nunca, son producto de criticables gobiernos pasados, de falta de sensibilidad, avaricia y especulación que deben servirnos ahora como recordatorio y aviso para que nunca más vuelvan a repetirse.

 
Me gustaría ahora y de manera constructiva hacer algunas sugerencias de cosas que se podrían hacer para mejorar la imagen de Sant Pol de Mar y por añadidura la imagen de muchas poblaciones.
 
1/ En primer lugar se podrían pintar y encalar las fachadas de los edificios por sus cuatro lados. El aspecto de estas fachadas con los «tochos» al descubierto dan una imagen de dejadez y suciedad que podrían remediarse fácilmente. Por supuesto se tendría que hacer una ley que obligase a las nuevas edificaciones a pintarlas y encalarlas por los cuatro costados. He simulado con Photoshop unas vistas tal como creo deberían estar. Veréis a continuación que una imagen vale más que mil palabras (podéis ampliar la imagen haciendo clic encima de la foto).

 

 

 

 

 

 

 

 

2/ Proteger las antiguas edificaciones y tener cuidado con el diseño y estructuras de las fachadas de las casas en las nuevas edificaciones. Debería formarse un comité de personas cualificadas, con una normativa específica referida a los elementos que conforman las fachadas (colores, estructura, tejados, balcones, barandillas, toldos, ventanas, etc), que regulase y supervisase los proyectos antes de su construcción siendo aprobados en el caso de que no contradigan las normas de la estética y el buen gusto. Aberraciones como estas que os muestro a continuación no deberían permitirse ¡Columnas doradas! El «Kitsch» en estado puro… ni que estuviésemos en la época de los faraones.

 

 

En el edificio que veis a continuación donde están estos balcones que parecen de plástico y de diseño aséptico se encontraba hace pocos años un hotel antiguo de gran belleza.

 

 

 

En muchas ocasiones no es cuestión de dinero y medios, sino simplemente de buen gusto y respeto con el entorno. Es obvio que se pueden hacer las cosas bien hoy en día y realizar de manera coherente y con la estética adecuada las edificaciones y reformas. Os muestro un ejemplo de un edificio en Sant Pol de Mar, el Club Nàutic, de la primera mitad del siglo XX reformado y ampliado con buen gusto y siguiendo las pautas iniciales del diseño original. Las tres últimas plantas son un añadido, pero eso si, hecho con sentido común.

 

3/ No permitir de ninguna manera edificaciones tipo «rascacielos» y mucho menos en zonas paisajísticas donde la belleza del entorno queda alterada de forma tan brutal. En esta imagen lo podéis comprobar … puro sentido común.
 
 
 
4/ Contaminación visual por antenas de televisión. Eliminar en lo posible el entramado de antenas de televisión que hay en los edificios ¿No se podrían suprimir muchas de ellas poniendo antenas colectivas para varios edificios? Lo que está claro es que el sistema de televisión TDT (Televisión Digital Terrestre) no ha beneficiado en absoluto estéticamente el paisaje urbano. En Alemania, y otros países europeos, existe una reglamentación muy severa en lo que a instalación de antenas se refiere, sobre todo en entornos de especial conservación ecológica como en zonas de conjuntos monumentales. Para ello existen soluciones como la instalación de un pequeño reemisor multicanal completamente mimetizado (y por tanto oculto a la percepción visual de los visitantes). Podéis encontrar en este enlace un minucioso y excelente estudio, realizado para minimizar el impacto visual del barrio de Albaícin en Granada,  sobre esta problemática y las posibles soluciones.

 

5/ Respetar el medio ambiente en nuestros pueblos, pero también en su entorno paisajístico. Paseando por los bosques y los alrededores de Sant Pol uno se avergüenza y se entristece al ver el descuido y la suciedad y lo que podría ser un agradable paseo se convierte en un lamentable espectáculo para la vista: plásticos, escombros, botellas, electrodomésticos abandonados, etc., campan por los alrededores; pero lo que más me molesta no son estas bajezas realizadas por individuos aislados sin ningún tipo de escrúpulo o sensibilidad, sino que los campos de cultivos de fresas estén abandonados por sus dueños; todos sus utensilios también han quedado abandonados: plásticos desparramados incrustados por los caminos y en la tierra o colgados de los árboles, hierros utilizados para invernadero incrustados en el terreno, bidones de plástico, barracas … todo un lamentable espectáculo para la vista y para el medio ambiente. Lo que no puedo entender es como no existen unas leyes que obliguen a los dueños de estos campos a recoger y limpiar todo lo que ellos mismos han abandonado. No soy yo, ni mucho menos un entendido en cultivos, pero quizás podría retomarse en estos campos el cultivo de la viña, mucho más limpio y que ya había tenido su auge en épocas pasadas.
 
No hace falta irse muy lejos, voy con frecuencia a Collioure en el sur de Francia, una población situada a unos 30 km de la frontera de la Junquera, con la que mantengo una relación por motivos profesionales que ya explico en «Collioure y el fauvismo«; cuando uno atraviesa los Pirineos enseguida se da cuenta de que se encuentra en otro país que respeta más el medio ambiente y la arquitectura; basta con mirar el paisaje con sus viñedos bien cuidados y sin los habituales plásticos de nuestros cultivos, las carreteras limpias y bien señalizadas, las edificaciones conservando su esencia, su historia y su estética sin pretensiones de nuevo rico; lo mismo ocurre al llegar a dicha población, llena de encanto, con sus flores en los balcones, las casas antiguas bien restauradas y ni asomo de edificaciones de cristal, «tochana» y aluminio que perjudiquen su visión; y es por eso que mantiene ese encanto que hace que sus visitantes sean respetuosos, educados y con un nivel cultural que se aleja mucho de la mayoría de nuestros pueblos costeros.

Viendo esto se hace patente que el respeto por el entorno está mucho más arraigado, quizás por unas leyes más severas, pero me inclino a pensar que una educación, un mayor control de la corrupción y especulación de muchos de nuestros gobernantes y buenas campañas publicitarias para concienciar a la sociedad en el respeto al medio ambiente, serían mucho más efectivas que cualquier multa o sanción.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Creo, a pesar de tanto desagravio, que es un orgullo para los habitantes de Sant Pol de Mar poder decir que vivimos en uno de los pocos pueblos del Maresme cuya belleza aun persiste. Si queremos conservarla, enorgullecernos y que sea visitado por gente con sensibilidad debemos plantearnos algunas de estas propuestas que expongo, por supuesto aun quedan muchas más. No ha sido mi ánimo criticar por el mero hecho de criticar, sino concienciar a las personas y hacer una sugerencia al nuevo gobierno que ahora dirige nuestro pueblo para que tomen las medidas que estén en su mano para que la estética, el buen gusto, el sentido común y el respeto por nuestro patrimonio arquitectónico y el medio ambiente sean una prioridad. A buen seguro será en un futuro una buena inversión.
 
Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Pin on Pinterest

8 Comments

  1. J.I.M

    Aplaudo tu iniciativa y a titulo personal. Quiero expresar mi más "rotunda indignación" por
    haber permitido que la emblematica "Torre de la
    Martina" patrimonio cultural de Catalunya esté
    ocupada en la actualidad como "chiringuito privado para los fines de semana.
    ¿Quien ha sido el Alcalde que permitio semejante
    locura?.
    Solo puede haber sido una persona totalmente ignorante.

  2. Anónimo

    Hola Guillermo, en primer lugar me tienes que decir como se puede comentar algo en tu bloc,
    yo hasta ahora no soy capaz de hacerlo. Lo que comentas sobre edificaciones desproporcionadas y horribles, cualquiera estará de acuerdo, aunque yo viva en una de ellas. Por desgracia hay en cantidad y de una vulgaridad extrema. Hay casas muy normalitas que les ponen un balconcito con una bonita barandilla y una reja con gusto en la ventana y parecen otra cosa. Las edificaciones que hay en la calle que va al cementerio, todas ellas me parecen horribles. Lo que me parece estupendo es el pintar todos los laterales de las casas, al menos en los casos más ostensibles. Creo que el Ayuntamiento si podria hacer algo, obligando y al mismo tiempo dando alguna compensación.
    Lo que queda con punto y aparte es el estado de abandono, de la mayoria de campos que hay en todos los alrededores. Ya sabes que voy mucho a caballo por esos lugares y cuanto más te alejas peor. En eso seria bastante inflexible y el que tenga un terreno hecho una porqueria, multazo de Medio Ambiente por contaminar.
    Abrazos

    Manel Sanchez

  3. Xavier

    Magnifico post, Guillermo, como siempre.
    Las aberraciones arquitectonicas son producto de la corrupcion politica y el desmesurado afan de enriquecimiento de los "ricachos" de siempre ( en tu pueblo y en todos los pueblos).
    Tu propuesta 1 es tan facil como compleja de aplicar a no ser que de dinero a algún prohombre.
    Tus propuestas 2 y 3 son políticas y pasan por la defensa del entorno y la prohibicion por norma. ¿estarían de acuerdo todos los partidos políticos de Sant Pol en ello? Lo dudo ya que los intereses de partido y los privados están por encima de la comunidad.
    Tu propuesta 4 es factible y debería haher estado solucionada hace tiempo si el Ayuntamiento hubiera apostado al 100% por el cableado de fibra optica. En un pueblo pequeño
    como Sant Pol y con unos ediles inteligentes, el coste habria sido asumible.
    Tu propuesta 5 solo pasa por la sanción grave al pagés "brut" y al incívico, tanto si es residente como si está de paso. Este es un mal endémico en nuestra tierra hasta el punto que personalmente creo el tópico que dice que "los catalanes no estiman ni sienten Catalunya lo suficiente".

    gracias por permitir opinar en tu blog.

    un abrazo

    xavier

  4. Marta Talamás

    Et felicito, Guillermo, per la teva reflexió. És cert, l'arquitectura, el paisatge i l'art estan estretament relacionats: estètica. Comparteixo plenament amb tu en que l'arquitectura és art i, malauradament, en el transcurs de l'època postmoderna aquesta ha anat perdent el sentit de l'estètica. Només cal mirar les imatges que ens exposes les quals reflecteixen una manca de respecte a les generacions actuals i a les futures. Lamentable!

    Sí, Sant Pol és poble que pot presumir encara de mantenir forces joies: edificis modernistes, cases de pescadors, el contrast del blau i el verd del mar i la muntanya,…. El teu treball hauria d'arribar a les regidories de cultura, urbanisme i mediambient per tal transmetre’ls aquesta consciència, clarament pedagògica-estètica, amb la confiança de despertar-los el desig de començar a treballar de ferm, que ja és hora!, per a mantenir al màxim l'estètica del nostre municipi, sigui aprovant noves normatives que regulin el mobiliari urbà, l’estètica de les façanes dels nous edificis i, important, fent campanya de sensibilització al respecte i pel respecte a la població. Després, apostar per la tasca que es pugui fer des de la Junta de Patrimoni (com equip tècnic assessor en matèria de patrimoni arquitectònic i ambiental),

  5. Josep Nogué

    Aquest és un dels aspectes que més em crispen i treuen de polleguera, no tant per els fets puntuals (que també) sinó com el reflex que són de la sensibilitat etètica del nostre país.

    Em temo que, tal com estan les coses, no tenen una solució gens fàcil ja que, com tantes altres coses, passa per la superació d'aquest auto odi que ens defineix com a país. Si un no es valora a si mateix, tampoc valora allò que l'envolta, no ho sent com a propi i no ho respecta. I pel que fa a la valoració que els aspectes estètics tenen en les prioritats del comú de la gent, millor ni preguntar-ho.

    Som una societat decadent, desarrelada, egoista i que ha perdut les referències; sense les quals és impossible definir uns criteris que puguin aportar solucions. El que es veu, en tots els àmbits, no només a l'etètic, es a tothom donant pals de cec dins un univers caòtic que, com a tal, no està exent de bellesa, en la mesura que tot l'univers s'expresa en aquest caos; però l'estètica així manifestada no pot ser de cap manera planificada: sorgeix de manera espontània i sense control, incloent el d'aquell que l'executa. Això no vol dir que pugui ser educada, però… sota quins criteris?

    Crec que l'estètica es donarà de forma indirecta, en la mesura que la gent trobi el seu propi equilibri, amb un mateix i emb l'entorn; cosa que, tal com es pot apreciar, no és massa comú en els temps que corren.

    Per si et serveig d'alguna cosa et deixo una reflexió del meu blog respecte aquest tema

    http://josepnogue.com/index.php/2010/12/10/art-per-viure-hi-dins/

    Salud
    Josep Nogué

  6. Auricardio

    En primer lugar, mi enhorabuena por el blog.
    Ejemplos como los que has mencionado en esta entrada los tenemos en Canarias a mansalva; y resulta especialmente doloroso comparar fotografías antiguas con la actualidad. Lo peor es que la culpa no es sólo de los gobernantes y de las inmobiliarias, sino de los propios ciudadanos, que ante la ausencia de protocolos de control urbanístico se han alzado con el cáncer que supone la autoconstrucción de edificaciones sin el mínimo sentido de estética o, por lo menos, preocupación por el entorno. Todo esto ha contribuido a desfigurar y mutilar hermosos paisajes a cambio de convertirlos en aberraciones arquitectónicas, edificios que semejan colmenas y brutales desequilibrios ópticos. Islas como Tenerife y Gran Canaria son (salvo honrosas excepciones) auténticas masas de hormigón y asfalto, ciudades infectas que se derraman como una mancha de petróleo engullendo antiguos campos de cultivo y pueblos pequeños.
    Uno de estos últimos disparates, que no sólo atenta contra el paisaje sino contra el Patrimonio (y, para más inri, con autorización del Gobierno y firma de un arquitecto), lo he publicado en la última entrada de mi blog: http://vocesdelagora.blogspot.com/2012/03/de-atentados-patrimoniales.html
    Salu2

  7. Ceballos

    También enhorabuena por tu lucha y tus comentarios.
    Parte del problema, aparte de la especulación, es que este "protocolo de control urbanístico" del que hablas es muy subjetivo ya que es el gobierno de turno el que decide si algo es estético o no, y desgraciadamente el mal gusto y la falta de criterio es la nota dominante. Creo que estos temas de estética se tendrían que dejar en manos expertas, crear un comité de personas que hayan demostrado realizar y tener un criterio unánimemente aceptado por el público. Pero este es un asunto complicado ¿Cómo y quién decide quienes son las personas adecuadas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *