Blog

Collioure y el fauvismo

Vista de panorámica de Collioure

 

Hace ya algunos años , si no recuerdo mal en 2003, visité por primera vez Collioure, una pequeña y encantadora población situada en la costa sur de Francia, a media hora de coche de la frontera española. Desde entonces no he dejado de frecuentar este pequeño pueblo del Rosellón, tanto por sus pictóricos parajes bañados por el Mediterráneo como también por motivos profesionales, ya que desde entonces he ido vendiendo, de forma más o menos regular, algunas de mis obras en una galería de arte ubicada en esta villa de la Cataluña francesa.

Collioure, “le petit port catalan” como ellos mismos lo definen, es un pueblo portuario originariamente de pescadores pero es hoy en día un emplazamiento muy turístico, conocido especialmente por ser el lugar donde se fraguó y consolidó uno de los movimientos más importantes de las primeras vanguardias pictóricas del siglo XX: el fauvismo. Por este motivo sus pequeñas y empinadas calles se encuentran repletas de pequeños “ateliers” donde muchos artistas trabajan y venden sus obras a los numerosos turistas que visitan sus talleres. Diría que el Collioure de Matisse es en Francia lo mismo que el Cadaqués catalán de Dalí, un pintoresco lugar, actualmente un icono, en donde gracias a estos grandes maestros universales del arte, se ha forjado un punto de atracción por parte de los artistas y de los aficionados a la pintura.

Es en Collioure donde Matisse, en compañia de Derain inicia la aventura y el paso del neoimpresionismo puntillista al estilo vibrante y nuevo que será un escándalo en el próximo Salon de Otoño en París. Matisse llega a Collioure por primera vez en la primavera de 1905, y desde entonces y durante una decena de años volverá fielmente a Collioure, siendo esta una de las etapas más intensas de su obra que le llevará finalmente a la exaltación total de su arte. Derain por su parte, más joven con tan solo 25 años y fiel entusista de su maestro, pintará en su compañía a ”plein air” trabando una fuerte amistad y realizando la parte más audaz, fecunda y genial de su obra. Escribe a su amigo Vlaminck, uno de los representantes más ardientes del grupo de los fauves, sobre la experiencia de Collioure:“ … hay una luz dorada, que suprime las sombras. Es un trabajo enloquecedor, todo lo que se había hecho hasta ahora me parce estúpido”.

 

Retrato de Derain realizado por Matisse

Retrato de Matisse realizado por Derain

 

Las obras que Henri Matisse y André Derain realizaron en Collioure en el curso del verano de 1905 testimonian el nacimiento del fauvismo y, como consecuencia, el arte del siglo XX. El fauvismo es un movimiento espontáneo de un grupo de artistas que aspiran a plasmar sus emociones a través de colores vibrantes. Podríamos definirlo como la exaltación del color, la ausencia de sombreado, el color puro y la yuxtaposición de tonos complementarios junto a una factura enérgica y de apariencia espontánea. Matisse mismo relataba más tarde “… yo no deseaba más que hacer cantar mis colores, sin tener en cuenta las reglas y las prohibiciones.”

 

André Derain
Puerto de pescadores , Collioure, 1905

Henri Matisse
Los tejados de Collioure ,1905

 

El episidio de los “fauves” (”Las fieras”), como los definió Louis Vauxcelles, crítico vanguardista de la época, tuvo en Matisse una duración breve de apenas poco más de un año y algo más largo en Derain, pero su trascendencia en la evolución de la pintura fue esencial para entender su proceso. Como diría el propio Derain «la prueba de fuego» que ha purificado la pintura y liberado el color. A mi entender aun tiene mucho que decir y su breve duración (como movimiento colectivo) se debió en parte a la aparición del cubismo, de la mano de Picasso y Braque pero también experimentado por el propio Matisse, del arte abstracto y de las nuevas vanguardias aparecidas en el primer cuarto de este convulso y apasionante siglo XX.

Aquí os muestro en orden cronológico algunas de las obras que he realizado de Collioure durante estos años. Como podréis observar mi predilección por el fauvismo es patente en algunos cuadros. Disculpad la baja calidad de algunas fotos, pero son las únicas imágenes que dispongo para testimoniar mis obras de Collioure.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pintando en Collioure  

  Pintando en Collioure

Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Pin on Pinterest

9 Comments

  1. isabel gutiérrez

    Que interesante tu entrada Guillermo. Y que bien se lo tenian que pasar estos artistas. Precisamente estoy leyendo un libro de Matisse, de los tantos que tengo sobre el, que me regalo mi sobrina. Una gozada, su etapa de Marruecos me tiene ocupada la mente, con esos grandes planos negros y lo demas a todo color.

    Por tus cuadros entiendo que debe ser un lugar estupendo para dejarse llevar por los
    complementarios. Es un gusto, de verdad.

    Muchos saludos Guillermo y hasta otra.

  2. Ceballos

    Gracias Isabel por tu comentario.

    Aunque a ti te cae algo más lejos, te recomiendo que visites Coullioure y en general el sur de Francia. En la forma de respetar el entorno y sus pequeños pueblos conservando su esencia y sus edificaciones es donde se nota más la diferencia con nuestro país, en el cual no ha habido apenas, y aun no hay, respeto ni cuidado con nuestro patrimonio.

    Un saludo

  3. SONVAK

    Interesante post y fantásticas tus obras… me encantan. Es increíble la forma en que uno se puede sentir humilde contemplando un cuadro, y así me siento yo contemplando los tuyos. Gracias por compartirlos. Saludos!

  4. Israël Navarro

    Una entrada genial, de lo mejor que puede uno encontrar.
    Y en el arte, en la pintura, en la poesía, aquella frase de St.Éxupéry :”Lo esencial es invisible” se torna al revés. El fauvismo, es el agua refrescante de un atardecer en el Colliure rodeado de viñedos en vino dulce. Sus colores son los reflejos de la vida y su naturaleza, el azar que nuestra retina mezcla y comunica a nuestros saturados cerebros de hoy en día.
    Dediqué un tiempo y trabajo al Rosellón, tierra catalana, que por desgracia es ignorada y muchas veces menospreciada por el “stablishment” oficial catalán. Quizás nuestros políticos no quieran, que los catalanes y también españoles sepamos que existe un museo al aire libre llamado Colliure.
    Las tejas de la casas rosellonesas, como el color del tomate dulzón, colores pastel en sus fachadas…y como dijo Josep Mª de Segarra;”Vinyes verdes vora el mar” desde la vecina localidad de Banyuls.
    El Rosellón, como casi todo el sur de Francia, es un vergel de sentimientos; buen clima, bien vivir, gentes sencillas, pocos 4×4 y una arquitectura preservada. ¿Será esta la respuesta al celo de nuestros politiquillos de no dar a conocer lo que también nos pertenece? Pues es algo triste y rancio reconocer que más de un ministro de Franco soñó con el Rosellón devuelto y hasta en billetes de 500 pesetas del régimen pasado, el Canigó, montaña sagrada…salió mejor parada que hoy en día.
    Pero dejemos al dinero y sus mezquindades visitemos Colliure. Su autenticidad, nada fastuosa y a excepción de mes y medio con turistas…siempre de los educados y de los respetuosos… da gusto pasearse…diríamos “une flânerie” entre calle y calle, pequeñas plazuelas y olores a guisos, recuerdo a la Barceloneta tan nuestra. La noche se acerca, de las montañas desciende el perfumado aroma de la tierra seca del romero, de la garriga y de las higueras. Y de ese lago llamado mediterráneo, de ese “grand bleu”, de sal y yodo que todo envuelve Lo humedece y convierte las noches “cotlliurenques”. En un perfume sublime por cada rincón de la villa, sea cerca de St.Vincent, sea por el Boramar o desde nuestros corazones de mirada fauvista, hacia la cuna que vio nacer tanta pintura. A Tanta genialidad y tanto amor más allá de unas estúpidas fronteras entre catalanes.

    1. Martí Ceballos

      Disculpe mi tardanza en contestar pero los comentarios han estado desconectados por problemas informáticos que desconozco y hasta ahora no me había dado cuenta.
      El pequeño gouache al que se refiere (12×12 cm) lo vendí hace tiempo. Puede entrar en mi apartado «obra de pequeño formato» si le interesan este tipo de obras. http://www.artpetitformat.com
      Saludos y gracias por su interés.

Responder a isabel gutiérrez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *