Blog

¿Por qué no entendemos el arte conceptual?

Águeda Beatriz, esta jovencísima amante del arte, en su excelente Blog “Composición nº 1” nos plantea una pregunta que ella misma responde con sus propios argumentos de manera muy explícita: ¿Por qué no entendemos el arte conceptual?

Como artista pintor figurativo voy a intentar explicar mi punto de vista y reflexionar sobre algunos de los argumentos que ella expone en su Blog.

Para empezar, me gustaría aclarar que el significado de arte contemporáneo está mal entendido. Se ha confundido al público tergiversando este término y dando a entender que el arte contemporáneo es el arte “Vanguardista” (otro término de dudoso entendimiento), el arte rompedor, que se aleja de todos los cánones conocidos, que utiliza el concepto (conceptual) como finalidad de la obra y que por tanto la realización y la estética carecen prácticamente de importancia. Pero me gustaría aclarar que el arte contemporáneo, si nos ceñimos a la definición académica de la lengua, es todo aquello ” existente al mismo tiempo que otra persona o cosa”, es decir, que según esta definición, todos los artistas de nuestro tiempo son contemporáneos. Si pretenden con este término calificar a los artistas que están en la “modernidad más rabiosa” deberían inventar otra palabra.

Dicho esto, y entrando en la pregunta del por qué el arte conceptual no se comprende, me gustaría aclarar que en realidad los pintores figurativos no tenemos nada contra el arte que no sea figurativo. Lo importante no es el estilo; que el arte sea abstracto o que se reconozcan los motivos no hará que la obra sea buena o mala, sino que existen varios factores que hacen que dicha dicha obra sea considerada una buena obra de arte: la creatividad de la realización, la armonía de los colores, la estética de la composición, la calidad técnica y sobre todo su fuerza expresiva para llegar al interior de las personas.

Ciertamente el arte conceptual se aleja de forma premeditada de los cánones convencionales y se pone en duda si es arte o no lo es, pero también se pode en duda si es arte o no un cuadro figurativo con técnica clásica, si hablamos de ARTE con mayúsculas. Ni mucho menos por ser una pintura figurativa vamos a considerarla arte si no tiene las cualidades que he mencionado más arriba.

Pero no es el concepto, a mi entender, lo que hace grande una obra artística sino la realización, la obra terminada. Es cierto que en la antigüedad, en el arte primitivo o en la época gótica se transmitía un concepto, un mensaje, y que tampoco se interesaban por la verosimilitud y el realismo, pero la idea era transmitida de forma estética, armónica, aceptada por los sentidos, tanto por el sentido estético inconsciente, como por el propio sentido de la vista. En efecto, un Rey era representado tres veces más grande, para darle mayor fuerza expresiva y mayor majestuosidad, pero ello se hacía con absoluto rigor estético, de manera que nuestros sentidos asimilaban inconscientemente y con gran deleite su visión.

 

Arte primitivo. Sí mal hecho según los cánones académicos ¡Pero que ritmo y que fuerza expresiva!

Sin duda que el arte debe transmitir sentimientos, pero también los sentimientos se pueden transmitir por medio de los colores, del trazo, del motivo, de la textura, de la composición. Un color puede expresar un sentimiento distinto según el color que haya en su proximidad o cual sea la dimensión de la forma de dicho color. Todo es mucho más complejo de lo que parece a simple vista en una buena obra de arte, tanto si es figurativa como si no lo es. Por esto no estoy de acuerdo al afirmar que el arte conceptual es mucho más acorde para transmitir sentimientos y sensaciones ¿Cómo un artista puede representar la alegría – o también la tristeza- de forma no conceptual? Creo que ambas han sido representadas de forma figurativa y abstracta – no conceptual- de manera magistral.

 

 

En estos tres ejemplos de Matisse, Picasso y Delaunay respectivamente, podemos ver con claridad como se pueden expresar sentimientos de alegría o tristeza e incluso efectos de movimiento por medio del color, del trazo o de la composición.

Respondiendo a la pregunta de por que no entendemos el arte conceptual, diría que el arte, o mejor dicho las artes plásticas, deberían ser artes visuales, estéticamente visuales, que por supuesto transmitan sentimientos y me temo que el arte “conceptual actual” utiliza un lenguaje visual excesivamente complicado, en el que, casi siempre, la estética queda en el olvido y como consecuencia el mensaje no llega a sensibilizar el alma del espectador. Para tocar la fibra de esta alma es necesario una forma de expresión más directa y sencilla y el arte conceptual se sirve de complicados jeroglíficos difíciles de descifrar. Por otra parte creo que el arte conceptual está ubicado en una sección que no le corresponde, creando de esta manera una cierta confusión en el público aficionado ¿No sería más consecuente separar definitivamente el arte conceptual de las artes plásticas como lo están la música, la literatura o el cine?

 

Marcel Duchamp. Un ejemplo claro del llamado arte conceptual. Con sinceridad … ¿Este lenguaje visual produce algún sentimiento en el alma? Las tres fotos que siguen las hice en el Centre Georges Pompidour de París … ¿Alguien es capaz de admirar el resultado de estas “obras”?

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Pin on Pinterest

5 Comments

  1. Agueda Beatriz Esteban Gallego

    Hola Guillermo,

    Aunque ya he dejado la respuesta bajo tu comentario en mi blog, te lo pego aquí para que lo leas con más seguridad.

    Acabo de leer tu post, muchas gracias por la referencia. Me encanta ver que realmente estas reflexiones sirven para algo.

    Aunque no lo creas también estoy muy de acuerdo con muchas de tus opiniones. El arte contemporáneo no es sólo el arte conceptual ni muchísimo menos y por supuesto, a pesar de la pregunta sobre cómo se puede representar un sentimiento como por ejemplo la alegría a través de algo figurativo, es una pregunta reflexiva, pero la respuesta no debe ser exclusivamente negativa. Por usar los términos asentados, persoanlmente me gustan más los artistas de las 1º y 2º vanguardias en términos generales que los artistas puramente conceptuales. Sin embargo las reflexiones y la intención del post es intentar hacer ver a aquellos cerrados al arte conceptual que puede ser más de lo que creen.

    Como muchas veces he comentado, refiriéndome casi siempre a gente que no esté muy metida en el mundo del arte, cuando llegan a un museo y ven un van Gogh, todo el mundo se admira, y sin embargo al ver las obras de florescentes de Dan Flavin muchos no entienden ese arte. Quizás eso mismo le reste valor artístico en el momento en que no sabe trasmitir en ocasiones los sentimientos que refleja, pero también pienso que la difencia de dos estilos artísticos no solo radica de su diferencia estética, sino que también puede ser diferente la manera de comunicarse con el espectador, la manera de ser entendida como arte.

    Creo que los lectores no necesitan una explicación de por qué un Van Gogh es arte, pero muchas veces si necesitan la explicación de por qué lo es un Falvin.

    Muchas gracias por la intervención! Al final los comentarios son mucho más enriquecedores que los propios post!

    Un abrazo Guillermo!

    Águeda

  2. Patricia

    Hola. Me llamo Patricia, soy historiadora del arte, y me gustaría hablar un poco sobre el arte conceptual en referencia a esta entrada. Siempre hablamos del arte desmembrandolo en estilos, épocas, formas, etc, cuando en realidad el arte es un solo ser, no estamos hablando de diferentes artes sino de una EVOLUCIÓN artística, estamos hablando de un mismo ente que, como una persona, crece y cambia con los años. Al menos es mi punto de vista. Es cierto que la mayoría de la gente no entiende el arte contemporáneo porque muchas veces no es arte figurativo o, como tu bien dices, no les llega al alma. Yo amo todo el arte en general, sin distinciones, e intento entender sus cambios, y valorar sus aspectos en todos los sentidos, por eso quizás el arte conceptual, por ejemplo, me parece tan interesante. Con esto no quiero decir que dé carta blanca a todo lo que se produce bajo el nombre de arte, pero sin dudarlo, Duchamp es arte, la obra del urinario de que has mencionado entiendo que cueste de entender a la gente que no está metida en el mundo del arte, es decir, a un público general, e incluso a veces no llega ni siquiera a los que están en el mundo de arte, pero lo importante de esta obra es que es capaz de llegar a la mente, que sin dudarlo, es mucho más difícil que llegar a una sensibilidad. Hay que tener unos conocimientos mínimos de arte, al menos, para acercarte a una obra así, porque por supuesto, que es lo que suele suceder, si colocas un urinario en un museo y lo expones ante gente que está acostumbrada a la estética visual, no entenderán nada. Creo que hay un problema generalizado con que aun no se han superado los cánones estéticos del arte, hoy en día podría existir alguien que pintara igual de bien que Velázquez pero no se hace porque se supone que el arte ha evolucionado hacia otros caminos. El urinario, u otras obras de Duchamp, son el inicio de esta evolución, de este final estético que acaricia lo sensible hacia el reto de la mente, de la idea, del concepto, y a veces, para esto, era necesario romper con la técnica, la materia, y por supuesto, la belleza visual. Estas obras tienen detrás una provocación mental, un reto de aceptación. Los museos, gestores culturales, centros e instituciones de arte aun tienen un gran trabajo por hacer para romper estos prejuicios del arte conceptual y hacer llegar al público este tipo de obras, y creo que es su trabajo,y uno urgente que deben realizar. Obviamente el mundo del arte contemporáneo es un abanico muy grande. Hoy en día aun se cuestiona otorgarle el título de arte a obras performances, videoarte, happenings, concepto…y esto no me parece justo, porque lo son, y no hablo de artistas "contemporáneos" estoy hablando de grandes nombres que ya vienen de lejos, como J.Beuys, M.Rosler, Orlan, etc, pero repito, creo que es un trabajo de las grandes instituciones culturales, que en vez de tirarse a lo fácil y hacer exposiciones "blockbuster" sobre triunfos seguros como Dalí, deberían apostar por hacer llegar al público la idea de la mente de muchas obras de arte. Gracias.

  3. Patricia

    Hola. Me llamo Patricia, soy historiadora del arte, y me gustaría hablar un poco sobre el arte conceptual en referencia a esta entrada. Siempre hablamos del arte desmembrandolo en estilos, épocas, formas, etc, cuando en realidad el arte es un solo ser, no estamos hablando de diferentes artes sino de una EVOLUCIÓN artística, estamos hablando de un mismo ente que, como una persona, crece y cambia con los años. Al menos es mi punto de vista. Es cierto que la mayoría de la gente no entiende el arte contemporáneo porque muchas veces no es arte figurativo o, como tu bien dices, no les llega al alma. Yo amo todo el arte en general, sin distinciones, e intento entender sus cambios, y valorar sus aspectos en todos los sentidos, por eso quizás el arte conceptual, por ejemplo, me parece tan interesante. Con esto no quiero decir que dé carta blanca a todo lo que se produce bajo el nombre de arte, pero sin dudarlo, Duchamp es arte, la obra del urinario de que has mencionado entiendo que cueste de entender a la gente que no está metida en el mundo del arte, es decir, a un público general, e incluso a veces no llega ni siquiera a los que están en el mundo de arte, pero lo importante de esta obra es que es capaz de llegar a la mente, que sin dudarlo, es mucho más difícil que llegar a una sensibilidad. Hay que tener unos conocimientos mínimos de arte, al menos, para acercarte a una obra así, porque por supuesto, que es lo que suele suceder, si colocas un urinario en un museo y lo expones ante gente que está acostumbrada a la estética visual, no entenderán nada. Creo que hay un problema generalizado con que aun no se han superado los cánones estéticos del arte, hoy en día podría existir alguien que pintara igual de bien que Velázquez pero no se hace porque se supone que el arte ha evolucionado hacia otros caminos. El urinario, u otras obras de Duchamp, son el inicio de esta evolución, de este final estético que acaricia lo sensible hacia el reto de la mente, de la idea, del concepto, y a veces, para esto, era necesario romper con la técnica, la materia, y por supuesto, la belleza visual. Estas obras tienen detrás una provocación mental, un reto de aceptación. Los museos, gestores culturales, centros e instituciones de arte aun tienen un gran trabajo por hacer para romper estos prejuicios del arte conceptual y hacer llegar al público este tipo de obras, y creo que es su trabajo,y uno urgente que deben realizar. Obviamente el mundo del arte contemporáneo es un abanico muy grande. Hoy en día aun se cuestiona otorgarle el título de arte a obras performances, videoarte, happenings, concepto…y esto no me parece justo, porque lo son, y no hablo de artistas "contemporáneos" estoy hablando de grandes nombres que ya vienen de lejos, como J.Beuys, M.Rosler, Orlan, etc, pero repito, creo que es un trabajo de las grandes instituciones culturales, que en vez de tirarse a lo fácil y hacer exposiciones "blockbuster" sobre triunfos seguros como Dalí, deberían apostar por hacer llegar al público la idea de la mente de muchas obras de arte. Gracias.

    1. Martí Ceballos

      Patricia, perdona mi retraso en contestar pero he recuperado hace poco tiempo algunos mensajes extraviados.

      Me parece muy sincera la reflexión que haces y ciertamente se debería hacer una labor intensa por parte de las instituciones culturales por promocionar el arte más desconocido y no necesariamente "estético". Sin embargo yo me inclino más por un arte que llegue al sentimiento y a la estética (sea de la belleza o simplemente a una estética expresionista) más que a la mente como tú sugieres. No estoy de acuerdo contigo que llegar a la mente sea más difícil que llegar a la sensibilidad. Para empezar no creo que el arte se tenga que llegar de forma "difícil", es decir, transmitirse por senderos complicados sino todo lo contrario, debe llegar a nuestra sensibilidad por el camino más sencillo, de forma directa y sin recoveos. La mente es simplemente la parte "material", diría que mecánica, en la que una serie de circuitos neuronales actúan produciendo un efecto en nuestras emociones, por tanto, la importancia del arte, a mi entender, no la tiene la mente sino en tanto y cuanto transmita emociones y sentimientos en nuestro interior. La mente es el vehículo, no el destino del arte. Tampoco creo que el arte deba provocar para romper barreras y evolucionar; la provocación carece de valor si no va acompañada de contenido y no provoca en el espectador un sentimiento de admiración estética y visual; la provocación no es sinónimo de creatividad ni de reto visual ¿Cuantas injurias se han hecho al arte en nombre de esta provocación?

      Por supuesto que el arte debe evolucionar, pero esta evolución debe ser coherente con lo que cada cual entiende como arte. Las clasificaciones del arte son necesarias para no perdernos en un concepto que resultaría incomprensible. El arte es muy diverso (artes plásticas, música, literatura, etc.,) y dentro de cada rama del arte es necesaria una desmembración para hacerlo más comprensible históricamente y conceptualmente (tú que eres historiadora lo sabes mejor que yo). El arte es una actividad que comunica ideas, o emociones, ya sean estéticas o expresivas, pero para ser arte deben ante todo llegar al alma. Sin embargo no pongo en duda que cada uno tiene "su alma" y se dejará embriagar por aquello más le plazca. Es un ejemplo claro el urinario de Duchamp.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *