Blog

Concursos de pintura: ¿Una farsa?

Se podría decir que presentarse a un concurso de pintura, cuando el estilo del artista (es mi caso) no se adapta a la “contemporaneidad /vanguardista/ transgresora/ conceptualista/ minimalista”, es una misión condenada al fracaso y lo más probable es que ni siquiera te acepten o selecionen tu trabajo.

 

 

 

Cuando una entidad importante o pública organiza un concurso de pintura, normalmente son ellos mismos los que eligen a los miembros del jurado, pero no los eligen en función de su gusto estético o porque admiren a aquel artista, sino en función de si son personajes bien situados dentro del mundo artístico, resumiendo buscan personas “famosas” que den prestigio al concurso. Estos jurados suelen estar constituidos por el presidente de la entidad en cuestión, que por razones obvias se dejará influir por los “entendidos” que él mismo o la persona que haya delegado han elegido. Estos vocales, entre los que suele haber algun crítico de arte, algún comisario o director de un Museo de Arte Moderno (“Contemporaneo /Vanguardista/ Transgresor/ Conceptualista/ Minimalista”), algún profesor de una escuela de Arte moderno (CVTCM, las iniciales de lo anterior), algún artista que ya ha ganado el premio el año anterior y que lógicamente será del grupo de los CVTCM , y quizás otro artista de reconocido prestigio que también formará parte de este mismo grupo. Una vez que han llegado las obras y son analizadas (hoy en día en muchos casos ya te eliminan en una preselección fotográfica de la obra), se deduce que la elección se hará en base a los criterios comunes del grupo; incluso , es muy posible, que entre ellos mismos haya una censura en la que sea mal visto y poco vanguardista apostar por una obra que no sea transgresora, o que no tenga este punto de “sorprendente” ¡Quién se va a atrever a romper los cánones estipulados de la modernidad!

Dicho esto, que evidentemente no se puede sentenciar para la totalidad de los concursos, sino para los de más “prestigio”, uno llega a la conclusión de que poco o nada puede lograr aquel artista que no está sometido a los rigores estilisticos de la “modernidad”. Sé que esta afirmación no es “artísticamente” correcta (podría decir políticamente correcta), y que me estoy cavando mi propia tumba en cuanto a entrar en los circuitos artísticos e ingresar en la élite de los artistas de vanguardia, pero me da igual, no quiero pertenecer a este mundo de esnobismo, de falsedad, de “vernissages”, de charlatanería, de falsos cumplidos, de intelectualidad de segunda fila, en definitiva: de mentira; me contento con pintar, simplemente pintar para mí goce personal, para mi público de la calle, este público que se aburre en los museos “vanguardistas”, que duda si el extintor que está colgado en la pared es la obra que se exibe, que no puede comprender que la mamarrachada que está viendo esté en un museo, que ha de leer, en un folleto de diseño impecable, una larga explicación metafísica para tampoco llegar a comprender la obra. Me contento con este público anónimo, que “no entiende de arte”, que simplemente le emociona ésta o aquella pintura, que la va a colgar en su habitación preferida para gozar de ella, que no puede ni quiere adquirir “anti-arte” para especular, en definitiva, me contento con este público que tiene la sinceridad de apreciar aquella obra que le ha llegado al alma, sin que ningún “entendido” haya influido en su decisión. Afortunadamente este público es inmensamente más numeroso, quizás con menos fuerza mediática, con menos poder manipulador, pero en cualquier caso mucho más sincero.

Volviendo al tema de los concursos, y aun sabiendo que están en muchos casos amañados, no estaría de más exigir saber (en algunos concursos ya consta) quienes son las personas que forman parte del jurado, pues el artista puede en este caso decidir no presentarse y ahorrarse los gastos, el tiempo y la decepción que supone presentarse a uno de estos eventos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Pin on Pinterest

12 Comments

  1. Anxova

    Lo triste de muchos concursos como los que mencionas es que nominalmente son de pintura, pero de los artistas, críticos y entendidos en general que podemos hallar en la composición del jurado ni uno es pintor o al menos amante de la pintura. Por lo menos que no le llamen "de pintura". En Galicia, la Real Academia de Bellas Artes hace un concurso creo que bienal en el que es raro que gane un pintor, pese a ser de pintura. Normalmente los menteabiérticos miembros del jurado suelen dar el premio de pintura… a una foto. Supongo que no tendrán inconveniente en premiar una pintura en los concursos de fotografía… Espera, ¡creo que eso no es posible!

    Luego está el tema de los amiguismos y "enemiguismos", muy tradicional. Si no eres de la pandilla del que mangonea el jurado, sino de una pandilla rival o vas "por libre" probablemente poco puedes hacer. Pero como seas "enemigo" ya despídete. Ni te seleccionan. Por desgracia tanto mi mujer como yo nos llevamos mal con las pandillas de pintores de nuestra zona, y así nos luce el pelo cuando mangonean los concursos gentes de esas "pandillas".

    Pero en fin, de todos modos los concursos siguen siendo uno de los medios de vida que todavía nos quedan a los pintores, tanto para ganar unas perras como para ir mejorando el currículum, que hoy en día es tan importante.

    No quiero dejar este comentario sin comentar (valga la redundancia) los concursos de currículums. Es decir, esos en los que no sólo no hay "plica" cerrada sino que es imprescindible meter el currículum y si me apuras el certificado de penales y un jamón de jabugo para poder participar.

    A mí se me ocurre que desde el Hartismo podríamos convocar un concurso de currículums artísticos. Por supuesto, con todos los datos semi o totalmente inventados, que para lo que rellena el CV de algunas figuras contemporáneas tanto da.

  2. jansolo

    Muy bueno Anxo, totalmente de acuerdo, por mi experiencia por estos lares, el jurado le pasa la pelota (casi siempre) al le llamamos "el entendido" que sabe de esto del arte, pues el politico, su amiga la Directora del museo (que no va) y alguno que otro más, se lo dejan a el.

    Este personaje suele elegir bajo los criterios que tu bien comentas,en fin que decir más.

  3. poetahabanero

    Estimado Ceballo,
    Mi nombre es Leonardo Venta. Escribo y tengo un blog sobre arte en general, Desde mi Belvedere. Me parece interesante su escrito, y despues de felicitarlo, le pido me permita publicarlo en mi blog.

  4. SONVAK

    Pues sí, yo también estoy de acuerdo con lo que expones. No hace mucho participé en un concurso de pintura cuya temática era la construcción. Presenté una buena obra, que tras no ganar el concurso no tardé nada en vender, pues realmente era buena mezcla de modernidad y realismo. La obra que ganó el concurso consistía en un cuadrado con otro cuadrado pequeño pintado encima… lo que a mi me pareció una copia de la obra de Klein… pero el caso es que ganó, cosa que me pareció el colmo de los colmos.

    Uno se decepciona al ver los trabajos que suelen ganar los concursos de pintura, pues pocas veces te sientes de acuerdo con la decisión del jurado… Ves el conjunto de las obras que han participado y no entiendes el criterio que siguen. Entiendo que decidir un ganador entre tanta obra buena es realmente difícil, pero incomprensible que acaben ganando obras a las que uno le cuesta ver el talento técnico y artístico.

    Un saludo!

  5. tallerdeartistas

    Hola a todos, aunque ya pasaran unos años os voy a comentar lo que opino ,dada mi experiencia en los concursos de Pintura.
    Estoy de acuerdo con que los jurados sean elegidos por la entidad organizadora, cosa que me parece lógica ya que son ellos los que dirigen el certamen, siempre que sean personas que tengan juicio para valorar una obra…Que a veces no es así…
    Lo que me llama la atención es que en la mayoría de los concursos pidan un curriculum del artista.
    Ya es fácil que vean tus datos en el reverso de la obra presentada o en un sobre a parte con tu pseudónimo, pero además de todo eso, piden un curriculum vitae, cuando lo que tienen que calificar es la obra que tienen delante.
    Creo que si lo que valoran es al artista, sea emergente o con una gran carrera artística, deberían mencionar en las bases que el curriculum va a ser algo importante a valorar, si no lo único, como veo en muchos certámenes.
    Esto último lo digo, no por creer que hay obras mejores que las que han ganado en mi experiencia de concursos, sino por lo que la organización del concurso comenta en los discursos de entrega de premios.En dichos discursos directamente comentan (leen durante unos minutos) el curriculum del artista premiado como el factor decisivo que les convenció para darle el premio, mientras que de la obra solo comentan unas pocas palabras.
    De todas formas pienso que hay concursos en los que aún se valora la obra, por lo menos para hacer una primera selección y aunque no entiendas el criterio de lo que hizo ganar a una obra en concreto, por lo menos algo me consuela que no gane el nombre o el curriculum del autor.
    Un saludo a todos!

  6. Ceballos

    Sin duda el curriculum es una engañifa que debería eliminarse de las bases en los concursos de pintura. El curriculum vitae puede ser útil para el departamento de personal de una empresa que quiere saber la experiencia o los conocimientos de los candidatos que se presentan para el trabajo en cuestión pero en un concurso de pintura no se trata de dar trabajo a nadie, sino de juzgar una obra concreta en un momento concreto. Quizás sí que pueda orientar al jurado sobre el aprendizaje, los estudios realizados y la trayectoria artística del concursante, pero se supone que este jurado se ha de componer de personas que saben valorar una buena obra de arte o el talento de un artista sin necesidad de "papeles" que en muchos casos suelen ser inventados.
    Me remito a lo anteriormente dicho: concursos una farsa (por supuesto estoy haciendo esta afirmación para una inmensa mayoría de los casos)

  7. Anónimo

    Esta clase de concursos son escaparates para beneficiar a los amigos de los organizadores, en Costa Rica pasa lo mismo, convocan a bienales, las cuales dejan mucho que decir al momento de conocerse los ganadores, será que hay dinero de por medio?

  8. Ceballos

    Otro concurso trampa:

    Concurso FLORENCE-SHANGHAI PRIZE (Present Art Festival de Shanghai )

    PREMIOS:

    El jurado seleccionará obras para participar en una exposición en Present Art Festival de Shanghai 2013.Se podrá participar con cuatro, dos o una obra según sea el 1º,2º o 3º premio. Además los ganadores de cada categoría pueden participar gratuitamente en una de las exposiciones colectivas en el Present Art Space de Florencia (No dice si la exposición es VIRTUAL o no)

    También habrá 60 finalistas que (¡Gran premio!) se les publicará una obra en un catálogo y podrán participar en una exposición VIRTUAL de Present Art Community.

    LO MALO:
    Hay que pagar 60 € (euros) a fondo perdido y sin devolución. Otra vez a pagar un concurso que con mucha probabilidad el artista no será seleccionado. Y los premios no es que sean para tirar cohetes. Otro concurso trampa para ganar dinero… pero no los artistas.

  9. Anónimo

    Hola, bueno discrepo en bastantes puntos de algún comentario, porque en mi caso me pasa lo contrario la pintura no me es suficiente para expresar conceptos y apenas hay concursos que dejen un margen abierto a las tendencias artísticas..excepto el de Fenosa (antigua mostra) ahora es Gas natural, y pocos más, si no es bidimensional la obra ya hay problemas…y si no es completamente escultórica tampoco se puede encuadrar, respeto a los pintores como el amigo que admiran el fauvismo etc, pero a mi la pintura no me resulta suficiente, y me interesa romper con el modo tradicional de representar mis ideas…creo sinceramente que cada cual debería hacer lo que quisiera, siempre avanzando en su propia obra personal, evolucionando sin repetir constantemente un tipo de obra solo porque funcione bien en los certámenes. Hay el caso de un artista que no mencionaré, que lleva años unos 10 o 15 presentando la misma obra, con un formato similar, solo cambia de color un poco, pero la titula incluso igual, solo varía un número, y el caso que se la seleccionan en todos lados…eso me parece indigno no sé, solo por ser seleccionado repetirse de ese modo compulsivo sin seguir experimentando. Creo que cuando nos presentamos a concursos debemos analizar el tipo de concurso que es, y si se adapta a nuestro estilo. La provincia influye mucho también, en Sevilla por ejmplo no encajo en los certámenes, muy pictóricos obras muy luminosas de óleo o acrílico medio figurativas, Barcelona es más transgresora y permite más la reflexión artística..en fin, y respecto a lo de pagar para concursar, es penoso, un simple modo de recaudar y no debería permitirse, saludos y a seguir trabajando cada día siempre persistiendo en nuestras convicciones artísticas sean cuales sean..todos estamos en el mismo barco aunque con diferentes estilos y visiones

  10. virginia zimanás

    Ideal leer este artículo justo despues de ver "fraude" de Orson Welles y a punto de llevar mi cuadro a un concurso…
    Gracias! genial el post! te empiezo a seguir 😉

    y comparto en la página de fb de Branca Col·lectiu! saludos!

  11. Anónimo

    Bueno como veo que nadie ha comentado que en el 90 por ciento de los concursos gana el nombre, me toca a mi esa parte.
    Es algo habitual ver como si tal persona ha ganado en este concurso al mes o incluso días, gana en otro. Eso puede significar dos cosas o bien que el jurado calificador no tiene criterio y se basa en el criterio de los demás para evaluar a un artista (que no una obra) o bien que piensan que la obra de ese artista se ha revaluado. Absurdo no?
    Yo pienso que los concursos es como buscar trabajo, si siempre te piden experiencia, no trabajarás en la vida.
    Bueno la otra farsa es que, como bien me dijeron en una ocasión en los certámenes están los galeristas de algunos de los artistas que han participado y con el premio les dan currículum y certificación de calidad, aunque algunos dejan mucho que desear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *